Sucesos

Fecha de publicación: Domingo, 21 de Octubre de 2018 Hora: 10:07:47

Multimedia


El juez Segundo del Circuito Especializado de Buga condenó, en ausencia y sin ningún tipo de beneficio, a 30 años y 9 meses de prisión a Martha Lucrecia Hoyos Llanos, alias María, a quien la Fiscalía Especializada de la Unidad de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario le había imputado cargos como coautora responsable de los delitos de trata de personas, tortura y concierto para delinquir.


‘María’ de 62 años de edad es natural de Cunday (Tolima) y es acusada de manejar un red transnacional de trata de personas que operaba en el centro del Valle del Cauca y algunas regiones de la Costa Atlántica, reclutando mujeres de entre 18 y 25 años de edad a quienes enviaba a países de Asia con promesas de trabajo en hoteles 5 estrellas y altas remuneraciones en dólares.
Según el juez segundo, “Martha Lucrecia Hoyos Llanos lideraba una organización criminal de carácter transnacional cuya finalidad es la captación, traslado y recepción de mujeres colombianas, de escasos recursos para ser explotadas sexualmente en países asiáticos”.


Según lo establecido en las investigaciones de la Fiscalía, las mujeres reclutadas terminaban en manos de redes de controladores de la organización criminal que las obliga a ejercer la prostitución, convirtiéndose en damas de compañía de los jefes de la mafia japonesa conocida como Yakuza, lo mismo que de empresarios extranjeros en Indonesia, Filipinas y Hong Kong.


Según se narra en el proceso judicial, las mujeres se trasladaron hasta Yakarta en Indonesia con una mujer a quien habían engañado con falsas promesas, y a quien obligaron a ejercer la prostitución en la capital de Indonesia durante un año, hasta que se fugó de sus captores.

En su huida la mujer llegó al consulado de Colombia y logró ser repatriada al país, donde hizo las denuncias respectivas ante las autoridades.


De acuerdo con el testimonio de la víctima, la captadora la obligó a inyectarse ‘biopolímeros’ en una clínica artesanal en Manila (Filipinas) para agrandar sus senos y así obtener más dinero; “Cuando llegué con María, al consultorio, dos personas me hicieron acostar en una camilla, me hicieron quitar la blusa y el sostén y empezaron a llenar de un aceite unas jeringas grandísimas (…) me tocó dejarme hacer eso, me amarraron a la camilla y empezaron a inyectarme”, contó la mujer.


En la condena, el juez le solicitó al Ministerio de Justicia y del Derecho elevar una petición de extradición contra Marta Lucrecia Hoyos Llanos; además de expedir una circular roja por Interpol para que alias María sea capturada en cualquier país de Asia donde opere la red transnacional de trata de personas.
.


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores