Sucesos

Fecha de publicación: Lunes, 16 de Abril de 2018 Hora: 09:59:05

Multimedia

Un duro golpe a las estructuras criminales dedicadas al narcotráfico, propinó la Policía Antinarcóticos en la ciudad de Barranquilla, luego de labores de seguimiento e inspección a mercancías, lo cual le permitió incautar un alijo de drogas de 700 kilos, que era custodiado por tres individuos tipo polizones en la misma carga.


Durante el operativo realizado en las inmediaciones del puerto barranquillero las unidades antinarcóticos lograron ubicar tres personas que viajaban clandestinamente en el tráiler de un tracto-camión, las inspecciones desarrolladas por los uniformados a la entrada del puerto, obligó el paso de los pesados vehículos de carga para que se ubicaran en la plataforma donde un sofisticado sistema de scanner revisa el contenido y el volumen de la carga que ingresa a la terminal portuaria, un primer vehículo tipo tracto-camión fue revisado, a primera vista no se veía formas irregulares que alteraran las paredes de los contenedores, ya cuando casi terminaban la inspección, un uniformado que pasaba frente al vehículo, escuchó que alguien respiraba con dificultad como si se estuviera ahogando, la alerta permitió detener la marcha del vehículo, entonces procedieron a revisar con unas linternas la parte inferior del tracto-camión para encontrar de donde provenían el ruido.


Después de unos minutos fue necesario llevar un perro labrador antidrogas para hacer una segunda revisión del vehículo, el perro ladraba desesperadamente en la parte trasera del automotor muy cerca de donde se guardan las llantas de repuesto, lo cual alerto a los policías quienes ayudados por unas barras metálicas trataron de retirar las láminas de acero que cubren la estructura de la carrocería del tráiler pero no fue posible, solo se pudo acceder a esta cuando un policía observó que de un costado del camión salía una válvula donde se conecta una manguera de aire, el conductor del automotor intervino y manifestó que el sistema era usado para retirar una compuerta donde se guarda la carpa y la herramienta pero que al momento se encontraba dañada.


Después de encender el motor de arranque del camión, se conectó el compresor de aire hasta la válvula, allí, lentamente una compuerta corrediza dejó escurrir un bulto en lona, la sorpresa fue más grande cuando inspeccionaron la cavidad y de allí salieron tres personas un tanto perturbadas.


Vaciando el contenido de este tráiler se halló gran cantidad de clorhidrato de cocaína en costales, cada uno contenía unos bloques forrados con cinta y plástico verde, después de asegurar a los polizontes junto a la mercancía, se continuó con el procedimiento de revisión de vehículos, en la fila de ingreso, otro camión intentaba retroceder como si su conductor quisiera evitar los controles de las autoridades, esto despertó la duda de los uniformados ubicados al ingreso del puerto quienes alcanzaron el tracto-camión, el chofer aducía que no entraría al puerto a esa hora debido a la tardanza generada con el procedimiento realizado con los capturados, entonces, fue obligado por las autoridades para que pasara el vehículo por los scanner y así verificar el contenido de la carga.


En la misma parte donde reposan las llantas de repuesto se encontró una compuerta metálica con las mismas características del otro vehículo inmovilizado, solo que en esta no habían personas escondidas, sino muchos costales en lona con gran cantidad de paquetes rectangulares, una vez se hicieran las pruebas preliminares homologadas, se pudo determinar que el contenido de los paquetes correspondía a clorhidrato de cocaína.


.


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores