Sucesos

Fecha de publicación: Martes, 03 de Abril de 2018 Hora: 08:31:29

Multimedia

Luego de más de un año en labores de inteligencia y seguimiento la unidad antinarcóticos de la Policía Nacional durante 12 meses que le seguía la pista a Darío Alexander Mesa Orrego, alias “Alex” logró su captura en un populoso barrio de Medellín; persona esta que se movía entre los departamentos de Antioquia hasta el sur del país, ubicando a otros integrantes de la organización para contratar y transportar químicos y alucinógenos hasta los laboratorios de producción de alcaloides.


A las afueras de Medellín también se capturó a Carlos Alberto Amézquita Jiménez “Velotax”, un hábil tramitador y falsificador de documentos en la capital de la montaña, visitaba con un portafolio a pequeñas ferreterías y fábricas de pinturas y disolventes, para adquirir sustancias químicas controladas necesarias en la producción de alcaloides, (thiner, ácido clorhídrico, ácido sulfúrico etc.), cuando se completaba la compra, proveía los vehículos de carga alquilando servicios de mudanzas para ocultar y esconder los insumos en trasteos.


“Alex” vía telefónica coordinaba con organizaciones narcotraficantes la venta de los insumos, el acuerdo concluía cuando trasladaba la carga química hasta los laboratorios de producción en Cauca y Nariño, para evitar los controles de las autoridades, pagaba a una persona quien se desplazaba en motocicleta alertando a los conductores de los vehículos de carga de la presencia de puestos de control y retenes en la vía.


La investigación halló otra arista criminal dentro de esta organización, se trata de la mujer Luz Edilma Escobar, alias “Vilma” quien adquiría los invernaderos para la producción de marihuana en el departamento de Cauca, y quien se estableció con su núcleo familiar en Miranda-Cauca, desde donde administraba la compra de la sustancia alucinógena en grandes cantidades, en tres fincas acopiaba la marihuana prensada para transportarla en camiones.


Los hijos de “Vilma” hacían parte de la organización, Viviana Álvarez Escobar más conocida con el alias de “Vivi” se encargaba de la producción, en Miranda alquiló una vivienda, adecuo las habitaciones con unos ventiladores y varias resistencias eléctricas, donde extendía las plantas de marihuana para agilizar el proceso de secado.


Jhonatan Álvarez Escobar conocido como el “Flaco” en otro punto de Corinto, conseguía la droga, buscaba el transporte y a lomo de mula trasladaba las plantas prensadas a un centro de acopio previamente adecuado por la “matrona” en una zona rural del municipio de Miranda.

“Vilma” manejaba las cuentas y semanalmente reportaba a Darío Alexander Mesa “Alex”.


Desde los centros de acopio en Cauca, el clan familiar de los “Álvarez Escobar” adecuaba el alucinógeno en vehículos de transporte adaptados con caletas doble fondo en la carrocería, enviaba la droga hasta la ciudad de Medellín, Cartagena y Barranquilla para abastecer las “ollas” de microtráfico en estas capitales.


En un operativo se inmovilizaron 10 vehículos de carga y se incautaron 20,5 toneladas de sustancias químicas controladas que hubieran servido para la producción potencial de 25 toneladas de cocaína.

En otro evento se incautó 435 kilos de marihuana en un vehículo en el departamento del Valle del Cauca.


Los capturados se dejaron a disposición a la Fiscalía General de la Nación por los por los delitos de concierto para delinquir, tráfico de sustancias utilizadas para la producción de estupefacientes y tráfico y porte de estupefacientes quedando con medida intramuros en una cárcel de Medellín.


.


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores