Sucesos

Fecha de publicación: Martes, 16 de Octubre de 2018 Hora: 09:01:45

Multimedia


En medio de gritos e insultos de ciudadanos que todos los días se ubican en la entrada del complejo judicial Benkos Biojó para seguir de cerca las audiencias a diferentes delincuentes, fue bajado de un vehículo del INPEC, el capitán retirado de la Infantería de Marina Raúl Romero Pabón quien fue sentenciado a 261 meses de prisión, o el equivalente a 21 años y 9 meses por depredador sexual.


“El capitán violador” fue señalado por la Fiscalía como el depredador sexual que marcaba a sus víctimas, todas de entre 11 y 16 años de edad, con tatuajes en los que solía poner las iniciales de su nombre, para demostrar que eran de su propiedad, luego de violarlas en repetidas oportunidades bajo amenazas de muerte o de mostrar fotografías intimas de sus víctimas al momento de ser violadas.


La audiencia en la que se dictó sentencia condenatoria en contra de Romero Pabón se realizó ayer martes en la tarde en el Complejo Judicial de Cartagena, donde ya la Fiscalía en diligencias anteriores le había imputado cargos por concierto para delinquir agravado y explotación sexual de menores de 18 años.
Aunque ya el ex militar había aceptado los cargos, en la audiencia de hoy, que no duró más de una ahora, su defensa expuso que su cliente no estaba en condiciones de allanarse a los cargos y que lo había hecho engañado por su anterior abogado defensor, argucia esta que fue rechazada por el Juez que impuso la pena en forma inmediata.
La de ayer fue la primera sentencia que se conoce luego de que la Fiscalía General de la Nación adelantara la denominada operación Vesta en contra de la explotación sexual y el proxenetismo en la capital de Bolívar, y por la cual también se encuentran vinculados un ciudadano israelí, y la mujer Liliana Campos alias “La Madame”, que serán llamados a juico antes de finalizar el año.


Durante la audiencia de juzgamiento de ayer, la Fiscalía aportó y dejó escuchar las voces de por lo menos tres menores abusadas que fueron suficientes para demostrar la responsabilidad de Raúl Romero Pabón; junto con el excapitán Romero Pabón también fueron capturado John Padilla, el cómplice que tatuaba a las víctimas menores de edad, y Hillary Patricia Madero, una mujer de 19 años que ubicaba a niñas para Romero Pabón.
Hasta ayer el capitán estaba recluido en la cárcel de Sabanalarga, pero a última hora se conoció una petición de familiares de las víctimas por intermedio de sus abogados para que este depredador sexual sea trasladado a una cárcel ordinaria, ya que los graves delitos cometidos no fueron actos de servicio y no puede gozar de privilegios en la cárcel de funcionarios oficiales, por lo tanto lo esperan en las Cárceles de Ternera o Valledupar.


.


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores