Generales

Fecha de publicación: Martes, 02 de Octubre de 2018 Hora: 08:53:47

Multimedia


El contrato, suscrito por más de $18.491 millones, inició el pasado 11 de septiembre por un término de 47 días del calendario escolar, que van hasta finales del mes de noviembre.

El nuevo Programa de Alimentación Escolar PAE, recientemente adjudicado por la alcaldesa Yolanda Wong Baldiris a la Unión Temporal PAE Cartagena 2018, y que se creía podría entrar seriamente a suplir las necesidades alimentarias de la población estudiantil de los colegios y escuelas oficiales del Distrito, comenzó ya a fallar por las mismas mañas de los anteriores contratista del año pasado.


Falta de minutas aprobadas por los nutricionistas respectivos en la gran mayoría de todos los establecimientos educativos, alimentos en mal estado, raciones incompletas, ausencia de cadena de frio, ausencia de cocinas especiales para preparar los alimentos en los respectivos colegios, y la indebida manipulación de las raciones por personas no aptas para ello, según las denuncias elevadas ante los entes superiores por padres de familia y profesores de las instituciones educativas.


Atendiendo una solicitud ciudadana, una Comisión Especial de la Contraloría General de la República inició seguimiento a la ejecución de los recursos del Programa de Alimentación Escolar (PAE) en Cartagena, luego que el pasado 11 de septiembre se diera inicio al contrato para la operación del mismo, suscrito por la Alcaldía de Cartagena con la Unión Temporal PAE Cartagena 2018.


Como se sabe el contrato fue adjudicado en medio de muchas suspicacias y denuncias a través de la Bolsa Mercantil de Colombia S.A.

– B.M.C., por una cuantía de $18.491 millones, y su ejecución se encuentra prevista hasta el próximo 30 de noviembre de 2018, es decir, contará con 47 días de ejecución durante la presente vigencia, y debía cubrir más raciones y más colegios para poder justificar el monto del mismo, lo cual no se está cumpliendo.


Teniendo en cuenta la importancia e impacto social del Programa de Alimentación Escolar en el país y la relevancia del mismo en la capital del departamento de Bolívar, la Contraloría General, en ejercicio de sus funciones de control fiscal, comenzó a realizar visitas a la Alcaldía de Cartagena para adelantar este seguimiento, ordenado por el Contralor Carlos Felipe Córdoba Larrarte.
COMISIÓN ESPECIAL

Para realizar esta labor, el Contralor General dispuso la conformación de una Comisión Especial, integrada por los mismos profesionales que en su momento evidenciaron las irregularidades del PAE en Cartagena, durante pasadas administraciones (incluyendo el caso de las pechugas compradas en $40.000), hechos por los que la CGR adelanta actualmente 5 procesos de responsabilidad fiscal en cuantía total de $3.878 millones de pesos.
El cronograma inicial de visitas inició el pasado miércoles 26 de septiembre y se cerró el viernes 28, pero continuará el próximo mes de octubre los días 4 y 5 y culminará el 1º y 2 de noviembre.
Se trata de un Control Fiscal Participativo que pretende llevar de manera articulada, a través de mesas de trabajo, el seguimiento a la ejecución del PAE y sus recursos, en el marco de las funciones y competencias de la Alcaldía Distrital de Cartagena, su Secretaría de Educación y la propia Contraloría General de la República.


En el caso especial de la Contraloría, este ejercicio de control se desprende de las funciones y competencias que establece la Constitución Política de Colombia, y que en esta oportunidad se fortalecen por la participación ciudadana en la ejecución del PAE.
Indagaciones adelantadas FRENTE A FRENTE, señalan que el Programa de Alimentación Escolar en las instituciones educativas de Cartagena va de mal en peor; desde su tardía implementación por parte de la administración distrital hasta el incumplimiento del operador con las raciones alimenticias a entregar a los niños y jovenes que conforman la comunidad estudiantil.
En algunas instituciones educativas el operador UT PAE Cartagena 2018 no ha llegado a cumplir con su compromiso, aún los rectores y el estudiantado no conocen a los operarios o manipuladoras de las raciones industrializadas o de los almuerzos; a otros llegaron y no están entregando las raciones respectivas teniendo en cuenta el número de estudiantes y la más grave de las denuncias es la que se ha conocido del colegio Santa María, donde llegaron los alimentos a preparar en mal estado.
EL YO CON YO

Finalmente tenemos que destacar, lo más grave del asunto, y es que los supuestos nuevos operadores subcontrataron con los anteriores operadores el desarrollo logístico en cuanto a la elaboración y entrega de las raciones en las escuelas; lo cual denota u el desarrollo de un YO CON YO, los mismos con las mismas.
.


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores