Sucesos

Fecha de publicación: Viernes, 30 de Marzo de 2018 Hora: 12:03:18

Multimedia

La Policía Nacional, a través de la Dirección de Antinarcóticos, efectuó una operación en los terminales de carga de la capital de Magdalena, donde los investigadores establecieron que la droga, al parecer, iba a ser embarcada en un buque con destino a México, asestando un nuevo y contundente golpe a las estructuras criminales dedicadas al narcotráfico con la incautación de más de dos toneladas de cocaína en la ciudad de Santa Marta.

Lo cual indica que los traficantes de droga intentaron aprovechar las fiestas de la semana santa para sacar su droga por los puertos colombianos.

Información obtenida por los investigadores de la Policía Nacional Antinarcóticos, deja entrever la intención de una organización delictiva de usar el terminal marítimo de Santa Marta como plataforma de envío de una cantidad considerable de cocaína, pero en un comienzo se desconocía la modalidad que iba a ser utilizada para ocultar la droga. Con base en algunos datos recaudados, los uniformados iniciaron la inspección en uno de los patios de aforo de mercancía del puerto donde estaban unos guacales de madera que contenían resmas de papel periódico. Sin embargo, el olfato de un canino y la experiencia de los uniformados los llevó a efectuar una revisión detallada, pese a que el escáner utilizado en un comienzo no arrojó imágenes irregulares que permitieran determinar que al interior de estos empaques hubiera cocaína. Los efectivos a cargo de la operación se percataron de que la carga que iba a ser exportada hacia México parecía sobredimensionada y, por ello, fueron seleccionados algunos de los 126 guacales de madera llenos de papel periódico para la inspección. Minutos después, el guía canino dio la orden a ‘Orión’, un perro antidroga de raza pastor alemán, que inmediatamente empezó a recorrer el patio en busca del alijo.

Fue así como en uno de los guacales marcó una señal positiva, ladrando y rasgando la madera.

El canino se sentó junto a éste.

Los uniformados abrieron la caja y encontraron unos elementos rectangulares forrados en cinta, con las marquillas propias usadas por los narcotraficantes para identificar la droga. Instantes después fue necesario reforzar el lugar con más uniformados para inspeccionar las cajas restantes que, supuestamente, llevaban solo papel.

Después de más de 14 horas de inspección, y una vez revisada toda la mercancía, se encontraron más de dos toneladas de cocaína.

Exactamente 2.080 kilos de alcaloide. La documentación de la exportación manifestaba que el destino de las cajas sería el Puerto de Veracruz en México, pasando en tránsito por los puertos de Manzanillo en Panamá y Puerto Limón en Costa Rica. Las investigaciones continúan a fin de establecer a cuál organización criminal pertenecía el alijo y precisar cómo ingresaron los vehículos que llevaron las cajas hasta el patio de aforo, teniendo en cuenta que el volumen de las mismas era superior a la capacidad de una tractomula; se presume que los narcotraficantes utilizaron más de un contenedor para ingresar la carga al puerto. Se calcula que el costo de la droga incautada y puesta a disposición de las autoridades competentes se aproxima a los 10.000 millones de pesos, por lo que este golpe afectó significativamente las finanzas de la organización delictiva a la que pertenecía.

.


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores