Generales

Fecha de publicación: Martes, 09 de Octubre de 2018 Hora: 05:36:28

Multimedia


Como unos mentirosos, engañadores de la opinión pública y de las autoridades quedaron los constructores del controvertido edificio Aquarela, luego que el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, los desmintiera mediante un comunicado de prensa sobre un supuesto informe que concluía que la torre 1 de ese proyecto, cumplía con los requisitos legales de su licencia de construcción.


Precisó en su comunicado el Agustín Codazzi que no es la entidad competente para pronunciarse sobre la legalidad o cumplimiento de las licencias de construcción y que además se realizaron tres estudios técnicos como soporte para las investigaciones que adelantan los órganos de control: uno multitemporal, un levantamiento topográfico, y otro catastral, los cuales se encuentran ya en manos de las autoridades competentes.


Agrega la entidad geográfica que por solicitud de la Fiscalía Seccional 40 de Cartagena el IGAC a través de su Centro de Investigación CIAF, realizó un estudio multitemporal de un área cercana al Castillo San Felipe de Barajas en el municipio de Cartagena de Indias, Bolívar, con el fin de evidenciar cambios de cobertura a causa de elementos antrópicos; resultado este que fue entregado al solicitante, es decir a la Fiscalía para lo de su competencia, afirma el pronunciamiento.


También se afirmó que por solicitud de la Procuraduría General de la Nación, se realizaron los levantamientos catastrales y topográficos los cuales fueron aportados al proceso, para el posterior análisis y decisión de los órganos de control.


“En virtud de los informes realizados frente al asunto del Edificio Aquarela, el Instituto Geográfico Agustín Codazzi, en ningún caso ha conceptuado sobre el cumplimiento o no de las normas urbanísticas pues no es nuestra competencia”, concluyó el comunicado.


En contexto, prosigue la batalla jurídica y urbanística entre los constructores del proyecto y las autoridades cartageneras, en torno al edificio Aquarela que irrumpió de pronto a la vista de todos en el entorno paisajístico del Castillo San Felipe de Barajas, mientras nuestros gobernantes y funcionarios de la época nunca se dieron cuenta por tener los ojos sospechosamente vendados.


.


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores