Opinion

Fecha de publicación: Miercoles, 21 de Marzo de 2018 Hora: 08:18:38

Multimedia

Hace muchísimos años cuando yo dirigía el radio periódico “El Comentarista”, por Radio Vigía a las 7:30 am, que alcanzó una sintonía increíble, eran los mismos años en que comenzaba hablarse del turismo como una industria, y siempre como un Quijote, fui el único que le hizo oposición a esa idea de transformar a Cartagena en una ciudad turística, hace más de 50 años. Y lo hice con razones y argumentos.

Porque había leído un libro en el cual se afirmaba que el turismo es la industria más contaminante que existe en el mundo.

Y se citaba los ejemplos de España, Italia, Francia y México, países a los cuales había llegado el turismo con todos los vicios que existen. Eso es, exactamente, lo que ha ocurrido en nuestra ciudad.

Y todavía no ha llegado la gran resaca del vicío.

Apenas han llegado los vicios menores, por llamarlos de alguna manera: los vicios que tienen que ver con el sexo, en particular del sexo con niños y niñas.

Cartagena es lo que es hoy: tiene ese deshonroso título, de ser la capital mundial de la pederastia.

Y es un secreto a voces que muchos tiquetes de vuelos internacionales, vienen a nombre de “fulano de tal” y un acompañante.

Y ESE ACOMPAÑANTE ES UN NIÑO CARTAGENERO, Y ESO TIENEN QUE SABERLO LOS GERENTES DE HOTELES DE 5 ESTRELLAS DE CARTAGENA. Porque, simple, lisa y llanamente, el turismo en general pone a prueba la verdad del poder del señor Don Dinero.

De vez en cuando aparece alguien que denuncia, otro ejemplo, que muchas niñas que dizque salen para sus colegios en realidad van a casas de citas disimuladas en esta ciudad Heroica.

Por ejemplo: alguna vez vino el Pirry a Cartagena y denunció lo que todos sabemos que existe y que llamamos inmoralidad.

Y el Pirry ganó mayor fama de la que tenía.

El alcalde de aquel entonces era Nicolás Curi Vergara, a quien se le metió en la cabeza ir a controvertir al Pirry en la Universidad de Cartagena donde éste tenía un mitin con los estudiantes.

Como siempre fui amigo de Curi Vergara, aunque sabia y sé que Nicolás Curi no es amigo de nadie, por teléfono le advertí que los estudiantes lo iban a linchar.

Y así ocurrió: los estudiantes lo levantaron a piedra.

Y también menciono a Curi Vergara porque el incluyó en el presupuesto para combatir el delito sexual infantil en Cartagena, dinero que a la postre se gastaron en una campaña política de un candidato a la alcaldía. Ahora salió el Procurador General de la Nación a manifestar su iracundia ante el delito infamante que constituye la pederastia, que en Cartagena encuentra su caldo de cultivo en la miseria de las clases pobres.

Y daré un ejemplo, si se quiere simple: las niñas ven en la televisión los atuendos muy bonitos y que sus padres no pueden comprarles por falta de dinero.

Las niñas se prostituyen para comprar ropaje de lujo, y lo repito: en la pobreza de Cartagena, pobreza miseranda, se dá el caldo de cultivo para que aquí exista mas pero mucho más del turismo sexual infantil que ahora denuncia el señor Procurador. Y eso continuará.

Pero ahora, últimamente, se está hablando del turismo contemplativo en Cartagena, Barranquilla y Santa Marta.

De turistas que vienen a admirar la naturaleza y que deja mucho más dinero que el turismo que vienen a corromper nuestras costumbres.

Esa lucha la di yo, repito, hace más de cincuenta años. .


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores