Opinion

Fecha de publicación: Martes, 24 de Septiembre de 2019 Hora: 09:43:19

Multimedia

 

Por SENÉN GONZÁLEZ VÉLEZ - senengonzalezvelez@hotmail.com

 

En estos meses de contienda política, los ahogados buscan cualquier forma de hundir la barca,  el asunto es que sus tripulantes se ahoguen,  pero lo más detestable de estos episodios, es que después de la desenfocada lucha, se dan un abrazo como si nada hubiera pasado; es decir, son una especie de marido y mujer en comodato o préstamo de uso, en el que, tan pronto termine el debate, se restituye la amistad y el asocio para delinquir.

!Carajo!, se necesita tener cuero de caimán, y alma de demonio para soportar este modelo político y de comportamiento social a típico, en que las primeras que sufren en los debates electorales y políticos, son las madres de cada uno de estos personajes de circo.

Por esa razón, deberíamos entender, que cuando se roban los dineros del Estado, al trabajar en equipo, los mismos que se dijeron horrores, se les acredita el dicho de: “cucarachas del mismo calabazo”; Y son dos especies, milenarias: cucaracha y ratas; ¡No se acaban jamás!.

Este preámbulo, para hacer alusión a Claudia Lopez, un prototipo de mujer muy versátil, jactanciosa vociferante, que se atreve hablar de honestidad, cuando tiene, según lo demuestra su contenedor Miguel Uribe, un perfumado rabo de paja, por malos manejos de dineros del Estado.

Así hay muchos, escondidos en la coraza de la complicidad, que como Jhonny Walker, caminan campante y sonante por las frías y peligrosas calles bogotanas, como si nada hubiera pasado.

Es que las coordenadas del polo, al polo, están así, no más recordar las imágenes de la ardilla con gafas, guardando en un costal, los fajos de billetes, en un acto bochornoso y vulgar; Pero, como el que dejo sus huestes al vencerse su periodo fue satanás, y es el quien gobierna el mundo, entonces, no hay ley ni justicia que los toque.

 

 

.

  • Patrocinador
  • Compartir :


¿Quieres aparecer en la publicidad!?

patrocinadores